Keto A. Krosis

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Keto A. Krosis

Mensaje por Rhea el Sáb Jul 16, 2016 8:22 pm

Keto Abarrane Krosis
Un corazón como el mar, misterioso y oscuro.
-Apodos:
- “La madre de muchos”
- “La madre de monstruos”

-Títulos:
- Baezel Kas
- Segunda al mando del Clan

-Formas alternativas: Nombrar las formas alternativas de Keto es una tarea un tanto ardua debido a su naturaleza versátilmente metamorfa. Las únicas dos que corren de sangre son su fase humana y su fase lupina. En la segunda, Keto es una loba de tamaño bastante importante pero extremadamente delgada. Su pelaje es blanco en su totalidad. Se sabe también que ella es capaz de adoptar la forma de cualquier monstruo que exista más una forma especial. Keto, si bien es por demás extraño que lo realice, puede transformarse en una bestia terrible la cual no tiene otro nombre que el de “Madre de los monstruos”.

Características Personales

“Jamás soñé con mis éxitos. Trabajé para ellos.”


Fecha de Nacimiento: 6 de Septiembre.
Lugar de Nacimiento: Balaurea, en la gruta del Archon.

Meta Primaria
Para una persona que no ambiciona mucho más de lo que sabe puede conseguir, esta respuesta es bastante sencilla. Keto trabaja por conseguir lo mejor para los suyos y para sí misma. No les hace asco a los medios necesarios para esto, sean cuales sean.
Objetivos Secundarios:
Ahora, si nos referimos a los objetivos más personales, sí hay mucho de qué hablar. Uno de los objetivos de Keto ha sido siempre consolidar un mundo propio para sus bestias, cosa que luego de miles de años de esforzado trabajo, está por ver cumplirse. A su vez, la segunda al mano del clan Krosis profesa gran parte de su esfuerzo a la labor de la cría de sus bestias, quienes paulatinamente están ganando más y más en el campo de la inteligencia.

Deseos:
Mentiría si dice que, a pesar de ser verdaderamente un ser bastante humilde y conformista, no tiene deseos. Uno de ellos, por ejemplo, siempre ha sido el de traer al mundo un hijo propio, nacido de su vientre. Sus monstruos son lo más parecido que tiene a descendientes, y los cuida como tales, pero – y a pesar de que esto no afecta su comportamiento en ninguna manera negativa – jamás ha podido dejar de desear el concebir un hijo.
Secretos:
Keto se ha convertido en la confidente de muchas personas; su naturaleza atenta y reservada inspirando la confianza de otros. Y, como uno se imaginará, el oír muchas cosas implica el ocultar varias. Keto no posee solo secretos propios, sino que ajenos también.
Peculiaridades: Keto tiene un sinfín de detalles que la han separado siempre de los demás y la principal de todas, es que en ella siempre se encuentra algún mínimo nivel de identificación. Es casi irónico que lo relacionable que es, sea lo que la vuelve tan diferente y extraña.

Características Mentales


Lenguas Habladas: Keto habla ocho lenguas en total. Balaur, Nordur (la lengua de los Urkanger), Griego, Español, Latín, Francés, Alemán y, por último y posiblemente el más importante, Teráton. Teráton es una lengua que hablan solamente ella y sus bestias. Jamás vio oportuno enseñarla a nadie.
Alicientes: Keto es una persona curiosa pero no metiche y no hurga donde no debe. Sin embargo, determinados temas siempre han llamado mucho su atención y el principal es todo aquello relacionado a la fisiología y la medicina. Temas sociopolíticos, de Guerra u filosóficos también suelen resultarle conversaciones interesantes.
Erudiciones:
~ El Arte de la Guerra
~ Arquitectura
~ Estrategia
~ Fisiología
~ Creación
~ Organización
Temperamento: ISTP.

Hobbies: Keto en su tiempo libre se dedica a la restauración de una dimensión donde planea habitar con todas sus criaturas. Otro de sus hobbies es la construcción, cosa que suele llamar la atención, y el estudio. Muchos se sorprenden con los varios artilugios o maquetas de estructuras que ella idea.


Características Filosóficas

“Un sistema moral que está basado en valores emocionales relativos es una mera ilusión; una profundamente vulgar concepción que no tiene nada de lógico en ello y nada de verdad.”

Moral:  La tranquilidad y paciencia de Keto lleva a todos a pensar que la chica tiene un fuerte sentido de la moral. Muy por el contrario, Keto es terriblemente inescrupulosa y no posee casi sentido del remordimiento. Ahora, que se incline a tomar medidas no extremas es una cosa; pero pensar que no está dispuesta a destruir lo que sea si verdaderamente lo ve necesario es un error fatal.

Percepción: Muy simple. Keto es una oportunista. Mientras otros discuten si el vaso está medio vacío o medio lleno, o si simplemente es un vaso con agua, ella ya lo ha bebido. No significa que ella no se detenga a analizar las cosas, pero sí que no pierde oportunidades. Keto tomará lo que haya alrededor de ella siempre que pueda y trabajará con ellos mientras busca una idea que funcione.

Virtudes: Paciente, humilde y justa.

Defectos: Cínica, amoral.


Características Supernaturales


Habilidades:
Keto Abarrane Krosis es una mujer de muchos recursos y habilidades. Fue desde un principio que su propio clan desconfió de ella, temiendo que el poder dentro de ella representase en un futuro un peligro para los demás. Pero por suerte hay quienes donde otros ven peligro, ven potencial. Y cuando alguien con potencial es guiado por los caminos correctos y trabaja con esfuerzo para explotarlo, los resultados sin simplemente inigualables.

Durante sus primeros seis años de vida, he incluso desde que era una recién nacida, el primer aspecto que destacó de la Krosis fue su proeza como mentalista. Era una telépata nata, con habilidades especiales naturales de su mente. Keto, como la mayoría de los mentalistas, es capaz de infiltrar mentes y de defender la propia, manifestar su poder mental en el plano físico por medio de mover, repeler, levitar o de otras maneras interactuar con objetos u incluso pulverizarlos con una simple mirada. Jamás se interesó en la ilusión, pero sí en el arte de destruirla.
Sin embargo, la mayor parte de su entrenamiento estuvo dedicado a este don. Keto no solo puede leer mentes, proyectar sus pensamientos o comunicarse telepáticamente. De hecho, eso expresaría muy mal sus habilidades telepáticas. Keto puede literalmente proyectar u obtener conocimientos de otras mentes, pudiendo incluso enseñar telepáticamente. Esto la volvió una omnilingüalista, si bien debe aprender los lenguajes para poder hablarlos, Keto es capaz de entender casi cualquier lengua. Su habilidad de leer mentes se extendió a la de leer memorias o mostrar las propias. Consiguió ser capaz de crear mapas psiónicos de lugares y extendió el rango de su telepatía a distancias remotas. Es una usuaria de la psicometría. Un gran secreto que Keto guarda de todo el mundo es que ella posee un nivel de precognición. Sus visiones se activan involuntariamente y en períodos irregulares, ha vivido incluso años sin tener un episodio de precognición. Jamás lo ha revelado porque sus visiones generalmente son oscuras o tristes y, si bien la mayoría han sido ciertas, no todas se han realizado. Es algo que simplemente no controla y que muchas veces no recuerda, pierde la consciencia cada vez que esto sucede. Lo que ni ella misma sabe es que lo que ve no siempre son atisbos del futuro. Estos eventos son desencadenados por que su propia telepatía ataca a su inconsciente. La información del inconsciente debe ser oculta del individuo, este jamás debe enterarse de lo que guarda y es por esto que Keto pierde la consciencia cada vez que sucede, es un mecanismo de defensa de su inconsciente para tratar que ella no descifre lo que la telepatía desea hacerle saber. Por otra parte, Keto puedo esconderse de otros telépatas así como crear un escudo, ya sea en ella o en otros, que los protege de estos. En cuanto a ofensiva, Keto puedo inducir un potente dolor mental, así como forzar memorias o pensamientos y posee cierto nivel de anticipación durante la batalla, por medio de leer las ondas cerebrales de sus oponentes.


De todas maneras, no es su telepatía el don que le ha ganado su reputación, sino que es su habilidad de crear la que lo ha hecho. Keto, “La Madre de los Monstruos”, tiene la peculiar capacidad de traer a la vida incontables criaturas. Ella las moldea, las idea y finalmente, les da una forma, una mente y una vida. Todas sus bestias, a quienes ella ve como sus hijos, tienen un nombre propio, un propósito propio, características propias y una inteligencia que no hace más que crecer. Estas temibles criaturas sirven a su madre a costa de su propia vida si es necesario, pues, así como puede crearlas, Keto puede destruirlas. Las bestias la obedecen y la protegen, en sus mentes el principal objetivo es asegurar el bienestar absoluto de su ama y esta es la única orden que se les ha visto violar. Ellos no permiten que Keto se ponga en un peligro letal, ni siquiera si esta da la estricta orden de que no intervengan. Sus hijos son cientos, miles…ya nadie sabe cuántos ha creado, pero ella recuerda a todos y cada uno de ellos. ¿Quién no temería a alguien que puede levantar un ejército de criaturas letales, listas para marchar al campo de batalla sin remordimiento alguno? Quizá por eso es bueno que la mismísima Keto sea tan prudente del poder de sus bestias. Se sabe que existen cientos, mas solo se han visto algunas, aquellas que Keto sabe no dañarán a nadie que ella no desee dañar. En más de una ocasión los oponentes de Keto se han visto derrotados por las invocaciones de la Krosis. Esto es de esperarse ya que la mujer siempre elije a sus monstruos de manera tal que estos corran con ventaja y si bien Keto es incapaz de tocar a su oponente mientras sus bestias estén presentes uno no estaría mal en creer que a veces sería preferible que fuesen los ataques de Keto los que se deben defender, y no los de sus hijos.

De entre todos sus monstruos hay tres que se destacan. Tres tan poderosos que la mismísima Keto encerró en una bóveda en las entrañas de la tierra, debajo de una montaña superior incluso en extensión y altura a aquellas que reinan en los territorios de su clan aliado, los Urkanger. Estos tres son sus primogénitos, nacidos de ella cuando aún tenía unos escasos seis años, los hijos pródigos. Charybdis, Hydra y Typhon. Keto solo los ha invocado una vez en toda su vida e involuntariamente. Ella entiende que sus criaturas no representan un peligro para ella; ella los ama tanto como los tres terribles monstruos la adoran a ella, pero el poder que ellos llevan…Fueron creados para destruir y nada más, son un peligro no solo para los enemigos de Keto sino que para sus amigos también. Y Keto aún al día de hoy está buscando la manera de resolver ese asunto, en primer lugar, por medio de mejorar sus propias habilidades.

Keto es una poderosa hechicera, arte que aprendió de uno de sus mayores mentores Titos Halkias Krosis. A diferencia de muchos, ella mantiene las prácticas de la magia que muchos han abandonado y es una usuaria de los ataques mágicos y de los conjuros. Es una usuaria de las Artes Oscuras, así como del Misticismo. Ella no cree que haya algún sentido en limitarse a solo uno de los caminos de la magia y, por ende, sigue ambos. Es famoso lo secretivos y reservados que son la mayoría de los hechiceros y esto aplica particularmente a Keto, quien es bastante mezquina con el uso de este don. Se sabe que es una hábil transfiguradora, que está instruida en las artes de la necromancia y que, por sobre todas las anteriores, la magia defensiva y la creación de pociones son sus puntos más fuertes.

Elementos: Si bien Keto controla los cuatro elementos básicos – con una enorme predilección por el agua – nació con un don nuevo y único a ella. Keto manipula un elemento conocido por el nombre de Asylio. Puede controlarlo en sus tres estados: gaseoso, líquido o sólido. El elemento es de un color amarillento u ambarino, dependiendo en qué fase se encuentre. Se caracteriza por ser extremadamente tóxico y corrosivo. En su forma gaseosa, el asylio es capaz de sofocar a todos aquellos que lo respiren y, de entrar en los vasos sanguíneos ya sea en estado gaseoso por difusión o en estado líquido posee la cualidad de hacer que los vasos se constriccionen. Así, si la víctima no muere antes por asfixia lo hará lentamente por necrosis. En su forma líquida el Asylio es tan fluido como el agua y puede mezclarse con esta, de manera que la contamina. Pero la forma en que más lo usa es en su forma sólida. El Asylio se cristaliza formando una gema de tonos amarillos claros y de dureza superior incluso a la del diamante, con la cualidad de ser mucho más cortante que este de estar quebrado.

Gustos y Disgustos


Aprecia: El silencio o las buenas conversaciones, la presencia de sus cercanos, los Buenos modales, las ideas nuevas. Tiene un gusto especial por las cerezas o los frutos silvestres y los lugares tranquilos. Adora los animales, pero aún más a sus criaturas.
Aborrece: Keto odia la insensatez, la falta de paciencia, aquellos quienes no quieren ver que no son tan buenas personas como ellos creen y a los déspotas. Jamás le han gustado mucho los instrumentos de percusión y nunca formó un apetito por la carne ni los dulces. Preferiría ahogarse en su propia sangre a dar una presentación oral para más de cinco personas y, por sobre todas las cosas, Keto detesta el color naranja.

Atavío


Equipamiento: Keto siempre lleva en su persona sus dos armas de preferencia. Donde quiera que vaya, estas dos están ocultas en su persona e incluso si no lo están, la gente no suele notar que están en presencia de los instrumentos que han quitado tantas vidas. No se puede culpar a nadie de ello, la elección de armas de la bella Krosis es sin lugar a dudas, muy peculiar. Keto utiliza por armas dos tijeras. Estas poseen navajas largas, afiladas y puntiagudas. Las tijeras son completamente negras y presentan un grabado decoroso; una pequeña piedra roja decora la zona sobre la coyuntura de las navajas. Los aros de las tijeras tienen tres pequeñas puntas, estas no son precisamente punzantes pues ese no es su objetivo. Las tres puntas de los aros sirven para aplicar fuerza a los puntos de presión de sus enemigos y, por ende, su objetivo no es herir, sino que incapacitar al oponente. Cuando Keto sabe de antemano que su objetivo es aniquilar, no es raro que afile estas puntas y las infunda con veneno, asestando una pequeña puntura a la garganta y finalizando así el trabajo de manera rápida.

Guardaropas: Keto suele vestir con ropas blancas, negras o con colores suaves u oscuros. No es una gran fanática de los tonos brillantes y estridentes. En el día al día Keto se las arregla para mezclar elegancia y comodidad. Si no se estará involucrando en tareas de vigor físico se la puede ver con vestidos simples y bellos. En cambio, cuando sabe que estará en movilidad o que hay riesgo de que lo esté, sus uniformes suelen constar de pantalones de cuero o cuerina con botas altas, que protegen sus piernas hasta la rodilla. En la parte superior suele llevar una prenda similar a un gi solamente que un poco más ajustada y con una capucha que termina de acomodarse a su forma por un corcet que la sostiene a su torso y sobre sus hombros. El corcet es una defensa increíble ante cualquier arma de filo e incluso proyectiles lanzados. La parte de este que está entre sus omoplatos tiene la insignia del clan Krosis en rojo escuro.

Características Sociales


Estabilidad emocional: Su estabilidad emocional posiblemente sea una de las mayores existentes. No es nada fácil mutarla ya sea para bien o para mal. Simplemente es demasiado tranquila.

Humor: Keto tiene un humor muy…epigramático y satirico.

Reputación: La madre de muchos tiene una reputación bastante definida con los suyos. Se la reconoce como un ser extremadamente inteligente e intuitivo y observador al mismo tiempo. No es solo por sus temibles destrezas que se le adeuda un respeto importante, sino también por su fuerte y a la vez suave carácter. Es misteriosa e impredecible, incluso cuando es su cabeza todo sigue un detallado plan.

Estatus: Keto es una persona bastante callada que aun así provoca un gran impacto.

Educación y Entrenamiento

Títulos: Keto es una excelente arquitecta y una aún mejor estratega. Estas dos, en adición con la fisiología que la estudio más de manera personal, son las materias a las que se ha dedicado.
Educación:  Keto finalizó su educación a los quince años de edad. Dos años antes de lo acostumbrado.
Profesores: Titos Halkias Krosis.
Tipo de aprendiz: Kinestésica.
Edad a la que comenzó el entrenamiento: Keto comenzó a entrenar a sus cortos dos años de edad.
Edad a la que finalizó: A partir de los veintitrés, cuando sus poderes maduraron y comenzó a aprender sola de ellos.
Instructores: Titos Halkias Krosis, Ulié Chara Mekanos.


Ocupación: Como la segunda al mando del clan Krosis, Keto tiene incontables ocupaciones. El suyo es sin duda alguna uno de los cargos más exigentes, incluso a la par del mismísimo líder.
Superior: El único ser por encima de ella en cuanto autoridad es el líder del clan Krosis.
Plan de Trabajo: Keto se ve dedicada a las obligaciones de su rango las veinticuatro horas del día, todos los días del año. Una vida muy sacrificada…
Riqueza: Si bien los cargos no son propiamente remunerados, el clan sí utiliza un sistema de “compensaciones” y “recompensas”, especialmente por el tipo de trabajos a los que Keto suele dedicarse (misiones de riesgo). Keto posee bastante capital a su nombre, aunque en total honestidad: no le importan mucho los bienes materiales.

Conexiones Interpersonales

Familia Inmediata:
Keto Krosis jamás conoció a sus padres de sangre. De hecho, la aparición inicial de Keto fue un misterio para todo el clan; ya que si bien pudieron notar enseguida que la sangre de los Krosis corría por sus venas, la encontraron una indefensa recién nacida abandonada en una dimensión vecina. Por esta razón, Keto fue adoptada y criada por Erisia y Athamas Krosis, quienes descubrieron que la niña ciertamente nació en la dimensión Balaurea, en la gruta de Archon, pero no como llegó a otra dimensión ni de quien descendía.
Familia Cercana: No posee familia cercana, que ella conozca.
Familia Distante:
Eben Bryan Agurnnër Wulvangar Gören y la familia directa de este ~ Tíos/Tías y Primos/as Lejanos

Ancestros:
~ Los Grandes Lobos del Norte
~Los Oléthros

Aliados:
~ Gran Clan Urkanger
~ Orden de Scarlet Dranei
Enemigos:
~ Nasthus Onekros Krosis
~ Clan Zayetsev
Amigos:
~ Zohar L. Krosis Begira Metsuloth
~ Eben Bryan Agurnnër Wulvangar Gören
~ Vladlena Iskra Chervatskaya
Subordinados: Keto dirige a todos sus monstruos, así como a toda la legión Fovos del clan Krosis.

Características Físicas

Altura: 173 cm.
Peso: 48 kg.
Especie: Híbrida. (Urkanger, Oléthros, Hechicera, Vampiro, Demonio, Sirena, Shadik. Se desconocen completamente las proporciones o si hay más componentes en su sangre)
Coloración de piel/pelaje: Su tono de piel es de un cremoso claro pero en ningún concepto pálido. Su pelaje, en su forma lupina, es completamente blanco.
Color de cabello: Rubio claro.
Largo de cabello: Alcanza su baja espalda, lacio.
Color de ojos: Verde azulados.
Cicatrices: Ninguna.
Tatuajes o pierceings: Tiene un tatuaje en su espalda, una inscripción en Teratón.
Locomoción: Plantígrada, digitígrada. Dependiendo de en qué faceta se encuentre.
Adicciones: Ninguna.
Minusvalías: Ninguna.

Características Sexuales

Género: Femenino.

Orientación: Heterosexual.

Pareja: Keto carece de pareja.


Biografía

"La mayoría del tiempo el no saber cómo inició todo me da cierta tranquilidad..."

Infancia:
En un principio nadie supo con mucha exactitud de donde había aparecido la bebé o, más precisamente, cómo había llegado allí. Una formación de guerreros del clan Krosis iba acompañada de otra liderada por Ulié Chara Mekanos, una embajadora y representante de la Orden de Scarlet Dranei, asociación también conocida como OSDRA, estaban cazando a un antiguo enemigo en común en una dimensión vecina a Balaurea. Su persecución fue súbitamente detenida por los llantos de un recién nacido.

El bulto de mantas blancas que envolvía a la criatura estaba tendido sobre el césped, nada a su alrededor, como si hubiera caído del cielo. La primera reacción, bastante lógica, había sido destruir a la bebé sin siquiera haberse acercado a observarla, suponiendo que era una simple trampa o señuelo plantado por el enemigo. Y la vida de Keto habría acabado donde empezó de no ser por Ulié, quien súbitamente detuvo sacrificando su mano propia la lanza que habría puesto fin a la bebé. El miembro de OSDRA pudo percibir justo a tiempo el olor de la recién nacida, el olor de su sangre que apestaba a hibridez. Pero dentro de esa hibridez había dos olores particulares: el de la sangre Urkanger y la sangre Oléthros. Cogió a la niña en brazos y regresó personalmente a Balaurea, donde la entregó al entonces líder del clan.

La segunda sorpresa fue que la bebé fue adoptada por una pareja que nadie habría esperado se ofreciese para la labor. Erisia y Athamas Krosis, dos de los Antiguos del clan y quienes habían perdido a su único hijo hacia poco, tomaron la tutela y la paternidad de la niña, como si fuese propia. Así, los primeros tres años de vida de Keto se sucedieron con tranquilidad. Su educación formal comenzó en su segundo cumpleaños y quien fue elegido por sus padres para ser su tutor y maestro fue Titos Halkias Krosis, el líder de los Antiguos.
Niñez:
Halkias fue veloz para identificar el enorme potencial de la niña y, sobre todo, en reconocer los gustos de esta. Tenía una extraña afición por construir y destruir lo que fuere, desde pequeños e insignificantes juguetes hasta modelos más importantes que sorprendía fueran la creación de la mente de una niña de cuatro años. Por estas razones, el Antiguo comenzó a educarla no solo en etiqueta y diplomacia, en audacia y observación, sino que también en materias prácticas y específicas. Keto absorbió hasta los conocimientos más profundos en cuanto arquitectura y estrategia que el clan tenía para ofrecer y lo hizo con facilidad y excelencia desde este temprano principio. Keto veía en Halkias una segunda figura paterna, que a sus diez años se convertiría en la única con el inicio de una nueva guerra contra el Clan Zaytzev que finalizaría con la muerte de Erisia y Athamas. Dolida por la muerte de su familia adoptiva, Keto entró en cólera y fue allí verdaderamente donde su historia comenzó.

De sus manos broto la sangre que al nutrir la tierra y las aguas engendró a tres bestias terribles, tres monstruos sin igual a quienes la pequeña nombró Charybdis, Hydra y Typhon. El último era el más atroz de los tres. Los monstruos cumplieron el deseo no expresado de su ama, el de destruir todo cuanto había a su alrededor hasta dar con los asesinos de sus padres. Y para cuando la cólera de Keto había acallado, la destrucción que las bestias habían dejado atrás era indescriptible. Miles habían muerto ante los tres monstruos cuya furia había amenazado con partir el mundo al medio. Keto comprendió entonces que el poder de esos tres seres, de esos tres hijos que tan pequeña había engendrado no debían habitar en este universo. Keto selló a sus tres hijos en una bóveda bajo una montaña en una dimensión desolada y apartada de las demás donde aún hoy, cuando estos encolerizan, la tierra se sacude, los mares rujen con furia y las tormentas amenazan con volar todo a su paso. Una dimensión a la que nadie que tenga deseos de seguir con vida debe entrar. Y durante los próximos cuatro años, hasta que cumplió trece, Keto no volvió a engendrar a ningún monstruo.
Adolescencia:
Fue en ese cumpleaños número trece cuando volvió a aparecer en su vida el mismo responsable de esta: Ulié Chara Mekanos. El “joven” miembro de Osdra se ofreció, o más bien requirió, que la adolescente fuese dejada bajo su cargo para entrenar. Los líderes y Halkias aceptaron y entonces Keto abandonó por primera vez Balaurea.

Ulié no le reveló jamás el por qué había querido entrenarla pues incluso antes de que Keto pudiese preguntar, Ulié hizo su primera demanda como Maestro. Le exigió que crease un monstruo. La pequeña aterrada se negó. Amaba profundamente a los que ya había creado, pero el miedo que le provocaban ahogaba cualquier cantidad de cariño que estos infundieran en ella. Pero el miembro de Osdra la convenció. Todo el clan, a excepción de Halkias, se alzó en contra de esto pues solo recordaban la destrucción que “La madre de los monstruos” les había traído con sus criaturas. Y Ulié hizo oídos sordos.

Él parecía entender mejor la naturaleza del don de Keto y le enseñó a regularlo y a controlarlo. En poco tiempo, al plazo de dos años, Keto ya era una maestra en el arte de las invocaciones y cómo controlarlas y no solo esto, sino que día a día aprendía más y más como mejorar a sus bestias y como crear nuevas. Mientras la instruía en el uso de este poder también la iluminó en el de los otros y en el arte de la guerra y el combate, sin descuidar las enseñanzas que años anteriores le hubiere inculcado Halkias.
Al cumplir sus quince años, fue llamada por el Alto Consejo de OSDRA quien le ofreció un puesto en la orden. Keto aceptó volviéndose el segundo miembro más joven en unirse a la orden, detrás de Víctor Joziah Galet quien lo había hecho a los trece años de edad. Ulié continuó como su mentor y guía durante estos años en conjunto con Halkias.

Y cuando Keto hubo cumplido sus dieciocho años, el clan vio estallar una nueva guerra. Keto regresó a Balaurea por primera vez en varios años para luchar por su clan, un clan que casi la había olvidado y que, si la recordaba, era con temor u odio por los destrozos que alguna vez causó. La joven mujer hizo que todos quienes la habían dudado se tragasen sus palabras, pues fue ella quien cambió el curso que la batalla estaba llevando y que resultaría devastadora para los Krosis. Keto ahora era una maestra absoluta de sus habilidades, se desenvolvía con soltura y seguridad lo que por definición significaba que era letal en el campo de batalla.

En menos de un par de meses ya era un alto mando en el clan y, al cabo de un año y medio aproximadamente, su reputación ya no estaba en disputa y ya no era más la “Madre de Monstruos” sino que la “Madre de Muchos”. Keto tenía veinte años.
Adultez:
Desde sus veinte años Keto se dedicó plenamente a desempeñar sus tareas de alto mando dentro del clan, a participar activamente en OSDRA y a continuar sus arduos estudios y su entrenamiento bajo la tutela de Ulié. Fue recién a sus veintitrés años donde Ulié consideró que ya no tenía nada que enseñarle y que lo que le quedaba por aprender, lo debía aprender sola.

Fue luego de su “graduación” como aprendiz que Keto cultivó su primer enemigo. Un hombre joven pero aun así varios años mayor que ella, Nasthus Onekros Krosis: un renegado del clan que Keto sabía había conspirado contra ellos en la primera guerra contra los Zaytzev y que había entregado a los padres adoptivos de Keto en bandeja de plata a los enemigos. Keto encontraba a Nasthus un ser repugnante incluso si trataba con todas sus fuerzas olvidar su traición al clan, cosa que de por si le era imposible. Scarlet Dranei ofreció cazar personalmente Nasthus pero Keto declinó la oferta, afirmando que a su debido tiempo las fichas caerían donde debían y al igual que las fichas, Nasthus caería ante ella o ante cualquier otro miembro del clan Krosis.

Así, los años de su adultez fueron pasados curtiéndose en batallas tanto políticas como bélicas y aprendiendo no solo de las cosas que le gustaban, sino que, aprendiendo a observar, aprendido a leer a los demás. Y un día, cuando ya se acercaba a sus treinta años aún con una apariencia de veinte, vino a su mente un recuerdo que si bien no había olvidado su inconsciencia había mantenido oculto hasta ahora. Recordó a sus primeros tres hijos. Las tres terribles creaciones de su sangre, pero no de su vientre.

Keto siempre había deseado tener un hijo propio en todos los sentidos, concebirlo y cargarlo dentro de ella para algún día traerlo al mundo; hasta que le dijeron que esto no sería posible. Las chances de concebir de Keto eran y son extremadamente bajas. Le aconsejaron que era mejor perder la esperanza que esperar en vano. Y Keto se consoló en sus monstruos, sus descendientes en una medida u en otra. Quizá fue por esta razón o quizá por otra completamente diferente, pero Charybdis, Hydra y Typhon habían vuelto a su mente. En un principio se sintió avergonzada y furiosa consigo misma. ¿Qué clase de madre olvidaba a sus hijos? Pero resolvió que lamentarse no traería soluciones y entonces comenzó a trabajar en un proyecto secreto y personal.

Keto ya se acercaba a su cumpleaños número cincuenta y cinco cuando por fin, luego de décadas, encontró lo necesario para iniciar su proyecto.
Antigüedad:
Keto no olvidaba el devastador poder de sus primogénitos. Aún los recordaba con respeto, pero ya no con temor y sabía que traerlos a los mundos comunes era demasiado peligroso si su objetivo era que ellos pudiesen permanecer allí indefinidamente sin causar indescriptibles estragos. Keto había encontrado una gran dimensión vacía y con sus conocimientos, y cobrando varios favores, comenzó a construir un mundo titan en esa dimensión.

Esta tarea le tomaría siglos de su vida y mientras tanto, siguió ayudando al clan a crecer. El líder envejecía y sabía que era cuestión de un siglo, quizá dos antes de que este pereciera y ocupase su lugar alguien joven. Keto no ostentaba este puesto en lo más mínimo, ella siempre había preferido seguir que liderar y no había nada que el título de líder le ofreciese que la tentara. Para este entonces, se acercaba ella a su cumpleaños número quinientos cincuenta. En esos cinco siglos y medio que pasaron desde iniciado su proyecto, Keto había continuado su vida como siempre y seguía siendo uno de los altos mandos más importantes en el clan Krosis.

Efectivamente sus predicciones se cumplieron y cercano al cumpleaños setecientos cincuenta de la mujer, el líder falleció. Tomó el mando del clan Zohar L. Krosis Begira Metsuloth, un íntimo amigo de Keto de la infancia y uno de los pocos que aún a pesar de lo ocurrido muchos años atrás, en el nacimiento de los tres monstruos, había mantenido su amistad intacta con ella. Keto estaba verdaderamente contenta y orgullosa por su amigo, quien en su opinión sería un excelente líder para los Krosis. Zohar nombro a Keto la Baezel Kas del clan, la segunda al mando. Keto se negó en un principio, pero luego de un poco de insistencia aceptó el puesto.

Puesto que ha ocupado desde hace aproximadamente ochocientos años. Las cargas aumentaron con su puesto, debió dedicar más tiempo al clan y menos a sus otras tareas, pero siguió siendo un miembro valioso de OSDRA y, más importante, continuó avanzando su proyecto. El cual ahora, cercana a su cumpleaños número mil quinientos setenta y tres, ha finalizado.






avatar
Rhea
Líder

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2016
Edad : 19
Localización : Balaurea

Ver perfil de usuario http://clankrosis.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.